Seleccionar página

Organizaciones que curan

por

De la misma manera que existen organizaciones que podemos denominar como “enfermas”, también pueden existir organizaciones “que curan”. Podría decir organizaciones “sanas”, pero más allá de estar sanas, se trata de organizaciones que transforman a través de la propia transformación de las personas. Como dice Richard Barrett:

“Las organizaciones no se transforman, las personas sí.”

Cuando nos paramos a reflexionar sobre características de las organizaciones en las que hemos colaborado, podemos identificar rápidamente comportamientos propios de organizaciones enfermas: falta de coherencia, resistencia al cambio, exceso de control, escasas oportunidades de desarrollo, liderazgo impositivo, arbitrariedad,…; y cómo estos comportamientos han influido en nosotr@s y nuestro desempeño.

Las estructuras generan un tipo de conductas. Las personas que forman parte de una misma estructura, o en este caso organización, tienen tendencia a producir los mismos resultados, a pesar de ser diferentes entre ellas.

Es por esta razón que las conductas propias de organizaciones enfermas se perpetuán, pero no son inalterables, de hecho tenemos el poder de alterar las estructuras bajo las que operamos sólo que no somos conscientes y no percibimos esta posibilidad. Podemos curar nuestras organizaciones, con ello me refiero a crear entornos que generen elevados índices de bienestar, en las que prime el valor de hacer las cosas bien hechas.

Se trata de organizaciones que no sólo son permeables a los cambios sino que son impulsoras de cambios,

en las que la innovación pasa de ser un mero eslogan que sirva para atraer talento y clientes, a formar parte de su propio ADN.

No se plantea hacer o no innovación, no existe un departamento de innovación; la innovación es la propia organización.

En este tipo de organizaciones no se “gestionan personas” si no que se atienden “proyectos de vida”.

Ya comentamos en el post anterior: “El talento no entiende de edad” la importancia de gestionar etapas de vida, establecer políticas de gestión de personas de manera individualizada atendiendo sus necesidades y teniendo en cuenta el momento vital en el que se encuentran.

Organizaciones en las que la base de las relaciones que establece es la confianza,

una confianza sustentada en tres principios básicos: sinceridad, fiabilidad y competencia, o lo que es lo mismo: “se dice lo que se piensa”, “se hace lo que se dice” y “se es competente para llevarlo a cabo”. La organización establece una relación con sus colaborador@s de adulto a adulto, dejando a un lado modelos paternalistas.

Son organizaciones artesanales donde las personas sienten y se apasionan con lo que hacen.

La división del trabajo rompió la relación trabajo – sentido, provocó que las personas perdieran el interés por lo que hacían convirtiéndose en consumidores pasivos, reduciéndose a una actividad de producción – consumo. En estas organizaciones las personas se realizan también a través de su trabajo.

Organizaciones comprometidas con su entorno, conscientes y responsables sobre el impacto que tienen sus conductas en la sociedad.

Se comunican con su comunidad, se integran en ella y a su vez integran la comunidad en ellas, derrumbando los muros que actualmente las separan.

Pero sobretodo, hoy en día, necesitamos organizaciones que curen del pesimismo, la resignación y la mediocridad; organizaciones que empoderen a las personas como principales agentes transformadores de si mismos y, por extensión, de su entorno.

Imagen

Liderar con vocación de servicio

Las organizaciones son las personas que forman parte de ellas. Una idea que puede parecer demasiado básica pero que contiene mucho significado. Quien se encarga de hacer tangible la visión, quien escribe la historia de una organización, sus tradiciones y las normas...

La renuncia silenciosa al trabajo

Hace un tiempo que en los encuentros de personas que lideran profesionales existe una preocupación compartida en relación al clima percibido en sus equipos: desilusión, falta de compromiso, despreocupación, desmotivación, falta de interés o egoísmo. Diferentes...

Vivir en permanente re-evolución

Efímero, volátil, etéreo, inestable, indefinido, fugaz, … así es nuestro entorno, nuestro medio social, como hace unos años pasaron a resumir con el acrónimo VICA (volátil, incierto, complejo y ambiguo). Palabras que han pasado a definir nuestra realidad, el mundo en...

El principal propósito de la vida es tener una vida con propósito

“El principal propósito de la vida es tener una vida con propósito.” Robin Sharma. A lo largo de nuestra trayectoria profesional coincidimos con muchos y muchas profesionales con una actitud hacia el trabajo muy diferente. Nos podemos encontrar desde persones que...

Necesitamos líderes valientes

Dedico este post a los líderes VALIENTES. No hablo de valentía entendida como la capacidad para asumir grandes riesgos, liderar un cambio, ni afrontar decisiones difíciles. Hablo de la valentía de la humanidad y el sentido común, la valentía de caminar con el corazón...

Soy este momento

“El mejor revolucionario es el que sabe escuchar cómo crece la hierba.” Marx. Hace un tiempo leí acerca del concepto: Fragmentación del tiempo. En el contexto en el que lo encontré hacía referencia a que ninguna actividad se extiende más de unos pocos minutos....

El poder de la visión compartida

Pocas fuerzas hay tan poderosas como una visión compartida. La visión en una organización genera un vínculo en común que orienta todas las acciones.   En la mayoría de organizaciones la visión impuesta corresponde a la de una persona; pero estas visiones están vacías,...

Planes de carrera para tiempos líquidos

Tiempos líquidos, de incertidumbre, cambio, flexibilidad… ¿Se adaptan los planes de carrera, tal y como los hemos entendido hasta ahora, a este nuevo entorno? Como los planes de carrera existen muchas otras políticas de gestión de personas que no se adaptan  a estos...

Mi jefe es un millennial

Cada vez más en las organizaciones nos encontramos con personas de 20 – 30 años, los denominados millennials, que deben liderar a personas de 40 – 50 años. Esto hace un tiempo era impensable; convertirte en el líder de un equipo pasaba por permanecer varios años en la...

La organización inteligente: compromiso con el crecimiento y el aprendizaje

Las organizaciones sólo pueden aprender a través de las personas. El aprendizaje individual no garantiza el aprendizaje organizacional, pero no hay aprendizaje organizacional sin el individual. Peter Senge, en su obra “La quinta disciplina”, nos habla sobre el dominio...
Share This